El servicio universal es un conjunto de servicios básicos de comunicaciones electrónicas cuya prestación se garantiza a todos los usuarios que lo soliciten, independientemente de su localización geográfica, con una calidad especificada y a un precio asequible. Estos servicios son:

  • Suministro de la conexión a la red pública de comunicaciones electrónicas desde una ubicación fija con capacidad de banda ancha a 1 Mbps.
  • Prestación del servicio telefónico disponible al público desde una ubicación fija. 
  • Prestación del servicio de telefonía de pago con monedas o tarjetas a través de los terminales ubicados en la vía pública (cabinas telefónicas).
  • Elaboración y entrega de la guía de números de abonado.
  • Servicio de consulta telefónica sobre de números de abonado.
  • Medidas específicas para usuarios con discapacidad.

El operador designado para garantizar la prestación de los servicios anteriores hasta el 31 de diciembre de 2016 es Telefónica (que opera con el nombre comercial de movistar), a excepción del servicio de consulta telefónica sobre de números de abonado, cuya prestación se garantiza con la pluralidad de ofertas disponibles en el mercado.

El control y seguimiento de las obligaciones de servicio universal corresponde al Ministerio de Industria Turismo y Comercio.

Las reclamaciones de usuario que no hayan podido resolverse directamente con el operador designado, podrán dirigirse a la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones.

La determinación del coste neto y su financiación corresponde a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones.